info@pinardearavaca.es / rrhh@pinardearavaca.es
Puede llamarnos al numero:(+34) 91 307 07 07

DEPARTAMENTO MÉDICO

  • Post-operatorios, convalecencias, traumatológicos, neurológicos.
  • ICOMEM (PRAMI) Cursos de Reciclaje y Actualización para Médicos.
  • Docencia para prácticas de Fisioterapia Universidad Francisco de Vitoria.
  • Docencia para prácticas de Terapia Ocupacional Universidad Lasalle.
  • Médico, atención sanitaria y cuidados especiales 24 horas presencial.
  • Atención especializada por auxiliares de clínica y enfermería.
  • Nutricionista diplomado.
  • Médicos expertos.
  • Pacientes terminales.

FISIOTERAPIA PERSONALIZADA

  • Fisioterapia respiratoria. Ejercicios pasivos.
  • Fracturas de cadera. Otras fracturas en Geriatría. Accidentes Cerebro Vasculares. Mialgias.
  • Masaje.
  • Problemas del aparato locomotor: Trastornos de la marcha, de la movilidad general, procesos traumatológicos, procesos degenerativos.
  • Problemas respiratorios: Toilette bronquial, mejora de la calidad respiratoria.
  • Problemas neurológicos: A.C.V., Parkinson, Trastornos de la deglución…
  • Problemas cardio-vasculares: Reentrenamiento al esfuerzo, tratamientos de problemas circulatorios.
  • Actuación preventiva: Prevención de caídas, prevención de problemas Osteoarticulares.
  • Docentes para prácticas de la Universidad Francisco de Vitoria.

TERAPIA OCUPACIONAL

  • Gerontogimnasia.
  • Psicomotricidad.
  • Unidad de memoria.
  • Taller de actividades de la vida diaria.
  • Equipo docente colaborador La Salle.
  • Periódico Pinar de Aravaca elaborado por nuestros residentes
  • Ergoterapia.
  • Terapia cognitiva.
  • Terapia funcional.
  • Taller de prensa.
  • Laborterapia.
  • Ludoterapia.

SERVICIO RELIGIOSO

  • >EUCARISTIA: Son varios los caminos por los que podemos acercarnos al Señor Jesús y así vivir una existencia realmente cristiana, es decir, según la medida de Cristo mismo, de tal manera que sea Él mismo quien viva en nosotros (ver Gál 2,20). Una vez ascendido a los cielos el Señor nos dejó su Espíritu. Por su promesa es segura su presencia hasta el fin del mundo (ver Mt 28, 20). Jesucristo se hace realmente presente en su Iglesia no sólo a través de la Sagrada Escritura, sino también, y de manera más excelsa, en la Eucaristía.
  • ¿Qué quiere decir Jesús con “venid a mí”? Él mismo nos revela el misterio más adelante: “Yo soy el pan de vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, el que crea en mí no tendrá nunca sed.” (Jn 6, 35). Jesús nos invita a alimentarnos de Él. Es en la Eucaristía donde nos alimentamos del Pan de Vida que es el Señor Jesús mismo.
  • Horario:
    •  Martes  a Sábado  a las 18:00
    • Domingos  y Festivos a las 11:45

SERVICIO DE RESTAURACIÓN

  • Ver nuestras especialidades.
  • Cocina de elaboración propia.
  • Dietas especiales.
  • Varios menús a elegir.
  • Plancha en el momento: Carnes, Verduras, Pescados de la mejor calidad.
  • Equipo de nutricionistas.

En España se estima que el 16% de la población tiene más de 65 años y en 2020 se espera que este porcentaje alcance el 20%. En la Comunidad de Madrid, los mayores de 65 años representan en torno al 15% y su importancia, tanto cualitativa como cuantitativa, va en aumento. Los avances en las ciencias de la salud, incluida la nutrición humana, han permitido prolongar de manera espectacular la esperanza de vida, aunque en la actualidad no nos conformamos tan sólo con vivir más tiempo, sino que perseguimos mantener, a esa edad, un buen estado de salud y calidad de vida. Aunque en esta expectativa de vida la genética es determinante, existen otra serie de factores que influyen en la misma, entre los que destaca, una alimentación adecuada y un estilo de vida saludable, que incluye la práctica regular de ejercicio según la condición física individual, así como el abandonar hábitos perjudiciales (tabaco, alcohol, automedicación) sin olvidar la importancia de actividades culturales y recreativas. Los diferentes cambios relacionados con el envejecimiento como son la menor capacidad de absorción a nivel intestinal, el consumo prolongado de medicamentos, la dificultad en la masticación o la falta de actividad física, etc. hacen que este grupo de población presente un mayor riesgo de sufrir desequilibrios o carencias nutricionales que conducen a una mayor probabilidad de padecer algunas enfermedades.

Todos somos conscientes que en los llamados países occidentales la edad media de la población y la proporción de ancianos están aumentando, y que lo va a seguir haciendo al menos durante el primer tercio del s. XXI. En este sentido, y por la repercusión que va a tener al analizar la relación entre envejecimiento y alimentación, este aumento en la esperanza de vida está dando lugar a un crecimiento aún más rápido de la población mayor de 85 años, que se incrementará hasta en seis veces en nuestro mundo occidental. Este envejecimiento es el símbolo de una de las más antiguas aspiraciones de la humanidad: “vivir, si no para siempre, por lo menos más años”, es decir, con el incremento de la edad el deseo de mantener una buena salud y funcionalidad o mejorar la calidad de vida ha anulado el simple deseo de vivir más tiempo.

El envejecimiento es un fenómeno complejo que abarca cambios moleculares, celulares, fisiológicos, y psicológicos. Los problemas de salud y la declinación fisiológica se desarrollan progresivamente. Sin embargo, los efectos directos del proceso de envejecimiento no parece que sean tan claros, y la prueba más evidente es que personas muy ancianas permanecen sanas siempre que su estado de nutrición sea adecuado. Aún así, hoy sabemos que cada vez hay un mayor número de personas de edad que se vuelven frágiles, que presentan disminución de la función visual; aumento de las alteraciones cognitivas y trastornos del equilibrio o la marcha que afectan a su capacidad de movimiento, factores todos ellos que pueden limitar las posibilidades de adquirir y preparar comida. Además, se produce una disminución del apetito fundamentalmente debido a una menor actividad física, a problemas bucodentales o a trastornos del estado de ánimo, con el peligro potencial de que se reduzca la ingesta de nutrientes esenciales.

  1. La mayoría de las funciones corporales declinan progresivamente a lo largo de la vida adulta. La pregunta es cómo la nutrición y formas de estilo de vida contribuyen a empeorar o mejorar la pérdida de tejidos y funciones ligadas a la edad.
  2. La frecuencia de enfermedades crónicas degenerativas se incrementa con la edad. Existe clara evidencia de factores dietéticos implicados en la etiología de estas enfermedades que, a su vez, pueden beneficiarse de una intervención nutricional.
  3. La mayoría de las personas comen menos a medida que la edad avanza y, en consecuencia, las ingestas de nutrientes pueden resultar más bajas que las recomendadas. Una importante cuestión es si las personas de edad tienen adecuado suministro de energía y nutrientes para mantener y aún mejorar su salud.
  4. Con la edad, los aportes alimentarios tienen un rendimiento metabólico menor y el apetito tiende a disminuir. Por tanto, es indispensable administrar al organismo los nutrientes necesarios, sobre todo si el individuo se mantiene activo.
  5. Se hace necesario distinguir entre el anciano sano y el anciano enfermo.