Investigación

Proyecto Demencia

Demencia. Influencia del conocimiento de la enfermedad en el familiar-cuidador.

En el Centro Pinar de Aravaca, fieles al compromiso de mejora continuada adquirida con nuestros mayores y sus familias, vamos a desarrollar un estudio de investigación dirigido específicamente a nuestros residentes diagnosticados de demencia y sus familias.

Este estudio, aunque recopilará información importante en relación con el diagnostico y abordaje de la enfermedad en nuestro centro, volcará sus mayores esfuerzos en evaluar el grado de conocimiento que tienen sus familiares de la enfermedad y la forma en que este conocimiento influye en el afrontamiento de la misma. En este sentido intentaremos evaluar la presencia de diferentes grados de sobrecarga en el familiar y analizar cuál es el nivel de información sobre la enfermedad más adecuado para “sobrellevar” la enfermedad y ayudar al enfermo.

En caso de detectar alguna necesidad de información se desarrollará una actividad formativa específica dirigida a los familiares para cubrir dichas necesidades específicas.

En las próximas semanas un miembro de nuestro equipo médico empezará a ponerse en contacto con todos aquellos familiares que cumplan los criterios de inclusión en el estudio proponiéndoles la participación voluntaria en el mismo, para lo cual solo deberá responder a unas sencillas preguntas.

Como requiere un estudio de estas características todos los datos se recogerán de forma confidencial y se registrarán de forma codificada preservando el anonimato de los residentes y familiares que deseen participar.

Todos los familiares contarán con una información prioritaria de los resultados del estudio. El resto de familiares y amigos del Centro podrán conocer los datos más importantes a través de nuestra web. No se descarta a priori la publicación en revistas especializadas si los resultados del estudio pudieran resultar de interés para otros profesionales que trabajan con esta difícil enfermedad.

Si la experiencia resulta de utilidad no descartamos desarrollar nuevos proyectos de investigación clínica sobre otras enfermedades y situaciones clínicas que contribuyan a mejorar la asistencia que damos cada día a nuestros residentes.

Un cordial saludo,

Prof. Dr. José Luis Tobaruela

Médico Geriatra

Proyecto Dolor – Difusión Proyecto

 

CENTRO SUPERIOR DE ESTUDIOS UNIVERSITARIOS LA SALLE.

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

 

Título de la investigación:

DOLOR EN PACIENTES CON ARTROSIS:

PAPEL DE LAS CREENCIAS, LAS HABILIDADES DE AFRONTAMIENTO, EL ESTADO DE ÁNIMO Y LA CAPACIDAD FUNCIONAL. UN ESTUDIO CON PERSPECTIVA DE GÉNERO Y CURSO VITAL.

Investigadora principal

Dra. Lola López Bravo – Centro Universitario La Salle

Equipo de investigación

Dra. Maribel Blázquez Rodríguez – Universidad Complutense de Madrid

D. Roy Latouche Arbizu – Centro Universitario La Salle

Dña. Rosa Muñoz Plata – Centro Universitario La Salle

Dra. Mª Dolores Zamarrón Cassinello – Universidad Autónoma de Madrid

Dña. Mónica Ramos Toro – Instituto de Gerontología y Servicios Sociales (INGESS)

 descarga

Entidades colaboradoras:

LOGO INGESS SIN FONDO

 

Departamento de Psicología Biológica y de la Salud. Facultad de Psicología.

UAM

Departamento de Antropología Social.  Facultad de Políticas y Sociología.

UCM-400x400

1. INTRODUCCIÓN

Este estudio se centra en distintas realidades que convergen en la actualidad, como son las derivadas de la necesidad de profundizar en la investigación de la patología degenerativa osteoarticular en un mundo envejecido, y en la comprensión de procesos de dolor crónico en la artrosis a través de enfoques y modelos bio-psico-sociales que integren la labor de profesionales provenientes de disciplinas diferentes. El progresivo envejecimiento de la población mundial, y de forma especial de la Europea (España es el país con la mayor tasa de esperanza de vida después de Francia, Causapié et al., 2011) nos sitúa en un momento histórico sin precedentes, siendo muchas las demandas y los retos sociales, económicos y científicos que se derivan de este hecho. Ahondando en los datos actuales y en los resultantes de las proyecciones sociodemográficas extraídos del libro blanco del envejecimiento activo, (2012) destacamos varios datos de interés: (1) Un proceso de reestructuración de las edades. Por primera vez en la historia hay más personas mayores de 65 años que niños entre 0 y 14 años. (1) Un aumento de la población octogenaria. (3) Cambios en los patrones de enfermedad. La mejora de los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos y los avances en cuidados sanitarios han derivado en mayor esperanza de vida pero también en un cambio en el patrón de enfermedad y muerte. Esto implica, entre otras cosas, un avance de las enfermedades degenerativas y de las tasas de dependencia. En la actualidad el 94,9% de los mayores tienen alguna dolencia de tipo crónico diagnosticado por un médico (INE, 2006). (4) Desigualdad en las tasas de dependencia. La supervivencia en edades avanzadas puede acentuar las diferencias y desigualdades entre las personas, sobre todo entre hombres y mujeres y entre niveles socioeconómicos. En este sentido el mayor riesgo de dependencia y soledad recae en el colectivo de mujeres mayores con nivel socioeconómico y educativo más bajo.

El panorama actual impone el reto de conocer mejor cuáles son las circunstancias que favorecen los procesos de enfermedad que derivan en dependencia. Esto es así en el terreno de la patología osteoarticular, especialmente por sus altos datos de prevalencia y por el claro impacto que tiene en la dependencia y calidad de vida, tal y como hemos expuesto en el apartado anterior. Ahondar sobre los aspectos biológicos, psicológicos y sociales que promueven esta enfermedad es el único camino posible para colocarnos en los escenarios más optimistas, de proyección poblacional, que prevén un descenso de las tasas de diagnóstico en las primeras fases de esta enfermedad y estabilización posterior de los síntomas. El estudio y el abordaje terapéutico de la salud-enfermedad ha pasado de modelos biomédicos a enfoques biopsicosociales que engloban diversidad de variables biológicas, psicológicas y sociales.

2. ANTECEDENTES

La artrosis es actualmente la enfermedad articular más frecuente dentro de las enfermedades reumáticas. Así mismo, es importante señalar que es una de las principales causas de dolor y discapacidad en la población adulta mundial (Royal College of Physicians 2008; Gabriella et al, 2010). En España, la prevalencia de esta enfermedad, de cualquier localización, es del 23%, aumentando este valor con la edad (El Ayoubi et al, 2013). En lo relativo al impacto económico, la artrosis genera un consumo de recursos muy elevado (Mclean et al 1998, Gabriel et al1997,1995).

Todas estas importantes razones, pérdida de capacidad funcional y calidad de vida, costes económicos justifica la necesidad de profundizar en el estudio de esta patología, siendo el dolor el síntoma que favorece las consecuencias anteriormente descritas. Por lo tanto, avanzar en la comprensión del dolor es un objetivo prioritario en el estudio de la clínica de la artrosis.

Los estudios sobre dolor ponen en evidencia la necesidad de enfocar el estudio del dolor desde una perspectiva, necesariamente, multidimensional y biopsicológica para aproximarse a su comprensión y a un adecuado tratamiento (Butler, 2010; Racine et al, 2012).

A su vez, ya sea desde un enfoque más psicosocial, la investigación siempre ha mostrado la relevancia de las variables cognitivas. Así lo muestran los numerosos estudios sobre expectativas, atribuciones, locus de control, actitudes, creencias y procesos atencionales, entre otros. La autoeficacia ha sido una de las variables, de corte cognitivo, más referenciadas. Se ha asociado a diversidad de indicadores de salud y bienestar (Baessler & Schwarzer, 1996; Menec & Chipperfield, 1997; Seeman et al. 1999). El argumento esgrimido por numerosos autores es que la autoeficacia influye en las expectativas, en los esfuerzos y perseverancia, en la resistencia a la adversidad y la vulnerabilidad al estrés y la depresión (Bandura, 1997). En relación a la artrosis, una revisión sistemática reciente, llevada a cabo por Benyon et al (2010), pone de relieve que una baja percepción de autoeficacia es predictora de discapacidad funcional. Otro tipo de variable cognitiva contemplada en este estudio son las creencias culturales compartidas como pueden ser las derivadas de los estereotipos de la edad y roles de género que influyen en las creencias de control y auto-eficacia. Algunos autores ya han sugerido la relación entre la presencia de estereotipos de edad y roles género y la percepción de dolor (Racine et al, 2012). Sobre la influencia de estos estereotipos se centra también la presente investigación.

Las habilidades de afrontamiento son también un aspecto conductual relevante sobre en el incidir. En general la investigación muestra que la utilización de estrategias de afrontamiento activas se asocian a una menor discapacidad y menor intensidad de dolor (Soriano & Monsalve, 2002; Moix Queraltó, 2005). Trabajos llevados a cabo con pacientes con artrosis muestran que la autoafirmación y el afrontamiento activo predicen la interferencia del dolor en este tipo de pacientes (López, Montorio e Izal, 2010).

La doble perspectiva adoptada por este estudio, de género y edad, exige mostrar una relación de datos, relevantes en la investigación sobre dolor, en función de estos criterios. Es importante señalar que tradicionalmente se han atribuido a causas biológicas las diferencias en sintomatología dolorosa, en población clínica, sin analizar debidamente el peso de las condiciones y estilos de vida. Sin embargo estudios recientes ( Racine et al, 2012; Fillingim et al, 2009) dan cuenta de la diversidad de factores implicados, aludiendo a enfoques bio-psico-sociales en la comprensión del dolor. Al respecto algunos trabajos señalan la aparición mayor de la artrosis y el dolor en las mujeres derivada de los trabajos repetitivos y monótonos que realizan (Valls- Llobet, 2009).El estudio de los roles sobre género, y su reflejo en el sistema de creencias del individuo, se sitúa como uno de los elementos de mayor relevancia sobre los que profundizar, siendo este aspecto un elemento clave del presente estudio.

De forma contraria a lo que ha sucedido con el género, en el que la investigación ha invisibilizado su influencia, el efecto de la edad se ha sobredimensionado y se ha interpretado como el principal factor causal de la enfermedad y dependencia. En su origen la investigación gerontológica con una visión meramente biologicista ha favorecido la instauración de los estereotipos negativos de deterioro inexorable asociado al envejecimiento. Es por ello, fundamental, adoptar una perspectiva de curso vital en la que se trate de ahondar sobre el papel diferenciador que tiene la edad con respecto a diversidad de variables personales y del entorno que influyen en todos los indicadores de funcionamiento y bienestar en el individuo. Diversidad de estudios destacan diferencias por edad sensibilidad, duración del dolor o utilización de habilidades de afrontamiento (por ejemplo, Glaglise &Melzack, 2000; Lautenbacher, 2005; Edward et al., 2002; López & Velasco 2007). Todo ello justifica la necesidad de seguir ahondando en este tema.

3. OBJETIVOS

Objetivo:

Evaluar la adecuación de un modelo integrador del dolor que muestre la influencia de variables de naturaleza diversa, bio-psico-social, sobre la percepción de dolor y la capacidad funcional.

Objetivos específicos:

  1.  Analizar el peso explicativo y diferencial, que tienen la presencia de estereotipos de la edad sobre la percepción de autoeficacia en el manejo del dolor.
  2.  Analizar el peso explicativo y diferencial que tienen las variables de: identidad social de género, estereotipos de género y la división sexual del trabajo, sobre la percepción de autoeficacia en el manejo del dolor.
  3. Analizar el peso diferencial que, sobre la intensidad del dolor y la capacidad funcional, tienen las variables de: percepción de autoeficacia en el manejo del dolor, estado de ánimo, utilización de estrategias activas y pasivas de afrontamiento al dolor y frecuencia e intensidad de actividad física.
  4. Material y Método.

El estudio tiene un diseño transversal. Se evaluará a los sujetos a través de un protocolo de evaluación sobre las siguientes variables: sociodemográficos, diagnóstico de artrosis, estado de salud, intensidad del dolor, medidas antropométricas, capacidad funcional, percepción de autoeficacia en el control del dolor, creencias sobre género y dolor, roles de género, creencias sobre la edad y el dolor, estereotipos de la edad, actividad física, habilidades de afrontamiento para el manejo del dolor y estado de ánimo.

Los criterios de inclusión-exclusión son los siguientes:

Criterios de inclusión

Diagnóstico de artrosis de cadera y rodilla. Para valorar este criterio de inclusión se precisará del diagnóstico médico llevado a cabo por un médico especializado en traumatología y/o por un médico geriatra.

Criterios de exclusión

Los sujetos seleccionados para este estudio deben cumplir los siguientes criterios de elegibilidad:

  •  Aquellos que no cumplen los criterios de inclusión
  •  Presencia de deterioro cognitivo
  •  Pacientes que presenten Cáncer
  •  Pacientes que presentan Fibromialgia
  •  Presencia de otras patologías que puedan cursar con dolor, de mayor intensidad, que el cuadro de artrosis.
  •  Negativa a la participación o a firmar el consentimiento informado
  •  La no compresión del idioma que impide la cumplimentación de las encuestas

Con respecto al deterioro cognitivo se excluirán de la muestra aquellos sujetos que presenten de una puntuación por debajo de 24 en la escala Mini Mental Test (MMSE) (punto de corte establecido por esta escala para la presencia de deterioro). La administración de esta escala forma parte del protocolo de evaluación descrito en el epígrafe de descripción de los instrumentos.

Procedimiento:

  •  Se accederá a centros de salud, residencias de mayores y otras entidades (por ejemplo asociaciones) que puedan contar con personas con diagnóstico de artrosis en cadera y/o rodilla.
  •  Se contará con el personal del centro para poder acceder directamente a los pacientes con diagnóstico de artrosis en cadera y/o rodilla, que no presenten los criterios de exclusión.
  •  Se contactará, a través del personal del centro, con los pacientes que cumplan los criterios de inclusión.
  •  Se solicitará la participación en un estudio sobre artrosis. Para ello se leerá el consentimiento informando, narrando brevemente los objetivos del estudio y las condiciones de participación, a través de las contestaciones al protocolo de evaluación. También se explicarán las bases de confidencialidad de los datos obtenidos y el tiempo aproximado que llevaría la evaluación (50 minutos).
  •  Dadas las características de este estudio transversal, se llevará a cabo una única evaluación para cada instrumento.
  •  El formato de contestación será a través de auto-informe con la presencia del evaluador, con el fin de supervisar la contestación a todos los ítems y con el fin, también, de otorgar ayuda, en aquellas cuestiones que presenten dificultades de comprensión.

4. CONSIDERACIONES ÉTICAS Y LEGALES

Este estudio ha sido revisado y aprobado por el Comité Ético del Centro Universitario La Salle. Le acredita el número de expediente asignado: CSEULS-PI-032/2014

Las consideraciones éticas y legales del estudio quedan explicitadas en las hojas de información y consentimiento informado que se anexionan al final del proyecto.

5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Baessler J, Schwarzer R. Evaluación de la autoeficacia: Adaptación española de la escala de autoeficacia general. Ansiedad Estrés.1996; 2 (1): 1-8.

Bandura, A. Self-efficacy. Toward and unifying theory of behavioral change. Psychol Rev. 1997; 84: 191-215.

Benyon K, Hill S, Zadurian N, Mallen C. Coping strategies and self-efficacy as predictors of outcome in osteoarthritis: a systematic review. Musculoskeletal Care. 2010; 8 (4): 224-236.

Blanca Mena MJ, Sánchez Palacios C, Trianes MV. Cuestionario de evaluación de estereotipos negativos hacia la vejez. Rev Mult Gerontol. 2005; 15 (4): 212-220.

Butler D, Moseley L, Sunyata. Explicando el dolor. Adelaide City West: Neuro Orthopaedic Institute / Noigroup Publications; 2010.

Carneiro De Araujo C, Ashmawi HA, De Paula Posso I. Sex and Pain Perception and Analgesia. Rev Bras Anestesiol. 2011; 61 (6): 814-828.

Causapié Lopesino P, Balbontín López-Cerón A, Porras Muñoz M, Mateo Echanagorría A. Libro Blanco del Envejecimiento Activo. Madrid: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2011.

Donado MR. Sexismo, rasgos de personalidad y síntomas psicopatológicos en adolescentes colombianos/as. Tesis doctoral; 2010

Edwards RR, Fillingim TJ, Ness TJ. Age-related differences in endogenous pain modulation: a comparison of diffuse noxious inhibitory controls in healthy older and younger adults. Pain. 2003; 101: 155-165.

El Ayoubi N, Chaaya M, Mahfoud Z, Habib RR, Uthman I, Slim ZN. Risk factors for incident symptomatic knee osteoarthritis: A population-based case control study in Lebanon. Int J Rheum Dis. 2013 Apr; 16(2): 211-8.

Escobar A, Quintana JM, Bilbao A, Azkárate J, Güenaga JI. Validation of the Spanish Version of the WOMAC Questionnaire for Patiens with Hip or Knee Osteoarthritis. Clin Rheumatol, 2002; 21:466-471.

Fillingim RB, King CD, Ribeiro-Dasilva MC, Rahim-Williams B, Riley JL. Sex, Gender and Pain: A review of recent clinical and experimental finding. J Pain. 2009; 10 (5): 447- 485.

Folstein MF, Folstein SE, McHugh PR. Mini-mental state. A grading the cognitive state of patiens for the clinician. J Psychiatr Res. 1975; 12 (3): 189-198.

Gabriel SE, Crowson CS, Campion MB, O´Fallon WM. Indirect and nonmedical cost among people with rheumatoid arthritis and osteoarthritis compared with nonarthritis controls. J Rheumatol. 1997; 24: 43-8.

Gabriel SE, Crowson CS, Campion MB, O´Fallon WM. Direct medical cost unique to people with arthritis. J Rheumatol. 1997; 24: 719-25.

Gabriel SE, Crowson CS, O`Fallon WM. Cost osteoarthritis: estimates from a geographicaly defined population. J Rheumatol. 1995; 22 (Suppl 43): 23-5.

Gabriella M, Van Dijk PT, Veenhof C, Spreeuwenberg P, Coene N, Bart J et al. The CARPA Study Group. Prognosis of Limitations in Activities in Osteoarthritis of the Hip or Knee: A 3-Year Cohort Study. Arch Phys Med Rehabil. 2010 Jan; 91: 58-66.

Gagliese L, Melzack R. Age differences in nociception and pain behavious in the rat. Neurosci Biobehav Rev. 2000; 24: 843-854.

Hernández E, Grau J. Psicología de la Salud: fundamentos y aplicaciones. Guadalajara: Centro Universitario en Ciencias de la Salud; 2005. p 33-84.

Hiskisson EC. Measurement of pain. Lancet. 1974; 2: 1127-1131.

IneBase [sede Web]*. Madrid: Instituto Nacional de Estadística. 2013 [acceso: 1 de octubre de 2013]. Encuesta de morbilidad hospitalaria 2011. Disponible en: http://www.ine.es/jaxi/tabla.do?path=/t15/p414/a2011/l0/&file=01008.px&type=pca xis&L=0.

Jordan J, Luta G, Renner G, Dragomir A, Holchberg M, Fryer J. Knee pain and Knee osteoarthritis severity in the self-reported task specific disability: the Johnston County Osteoarthritis Project. J Reumatol. 1997; 24: 1394-9.

Lane NE, Brandt K, Hawker G, Peeva E, Schreyer E, Tsuji W et al. OARSI-FDA initiative: defining the disease state of osteoarthritis. Osteoarthritis Cartilage. 2011; 19: 478–482.

Lautenbacher S, Kunz M, Strate P, Nielsen J, Arendt-Nielsen L. Age effects on pain thresholds, temporal summation and spatial summation of heat and pressure pain. Pain. 2005; 115: 410-418.

Lárazus RS, Folkman S. Stress, appraisal and coping. Nueva York: Springer; 1984.

López A, Montorio I, Izal M. El papel de las variables cognitivo-conductuales y sensoriales en la predicción de la capacidad funcional y la interferencia en la actividad en una muestra de personas mayores con dolor crónico. Rev Soc Esp Dolor. 2010;17(2):78-88.

López López A, Velasco Furlong L. Dolor y envejecimiento. [monografía en Internet]*. Madrid: Portal Mayores, Informes Portal Mayores, nº 70. Lecciones de Gerontología, XII; 2007 [acceso 20 de Julio de 2013]. Disponible en: http://www.imsersomayores.csic.es/documentos/documentos/lopez-dolor-01.pdf.

Mantilla Toloza SC, Gómez-Conesa A. El Cuestionario International de Actividad Física. Un instrumento de la actividad física poblacional. Rev Iberoam Kinesol; 2007; 10 (1):48-52.

Martín-Aragón M, Pastor MA , Rodríguez-Marín J , March MJ, Lledó A, Lopez-Roig et al. Percepción de autoeficacia en dolor crónico: adaptación y validación de la “Chronic Pain Self-Efficacy Scale”. Rev Psicol Salud. 1999; 11: 53-75.

Mclean CH, Knight K, Paulus H, Brook RH, Shekelle PG. Cost attributable to osteoarthritis. J Rheumatol. 1998; 25: 2213-8.

Menec VH, Chipperfield JG, Perry RP. Self-Perceptions of Health: A Prospective Analysis of Mortality, Control and Health. J Gerontol. 1999; 54B (2): 85-93.

Moix Queraltó J. Análisis de los factores psicológicos moduladores del dolor crónico benigno. Anu Psicol. 2005; 36 (1): 37-60.

Moya MC, Navas M, Gómez C. Escala sobre la Ideología del Rol Sexual. Libro de Comunicaciones del III Congreso Nacional de Psicología Social. 1991. (Vol. 1) (pp. 554- 566). Santiago de Compostela.

Moya M, Expósito F, Padilla JL Revisión de las propiedades psicométricas de las versiones larga y reducida de la Escala sobre Ideología de Género. International Journal of Clinical and Health Psychology, 2006. 6 (3), 709-727.

Muruaga S. Dolor crónico. Mujeres en Red. El periódico feminista [revista en internet]* 2012. [acceso: 20 de Julio de 2013]. Disponible en: http://www.mujeresenred.net/spip.php?article2043.

Pérez Álvarez M. Medicina, Psicología de la Salud y Psicología Clínica. Rev Psicol Salud. 1991; 3: 21-44.

Racine M, Tousignant-Laflamme Y, Kloda LA, Dion D, Dupuis GA, Choiniere M. A systematic literature review of 10 years of research on sex/gender and pain perception – Part 2: Do biopsychosocial factors alter pain sensitivity differently in women and men? Pain, 2012, nº 153, p. 619-635.

Racine M, Tousignant-Laflamme Y, Kloda LA, Dion D, Dupuis GA, Choiniere M. A systematic literature review of 10 years of research on sex/gender and experimental pain perception – Part 1: Are there really differences between womenand men? Pain. 2012; 153: 602-618.

Robinson ME, Riley JL, Myers CD, Papas RK, Wise EA, Waxenberg LB, Fillingim RB. Gender role expectations of pain: Relationship to sex differences in pain. Journal of Pain. 2001;2(5):251–257.

Sanz J, Perdigón AL, Vázquez C. Adaptación española del Inventario para la Depresión de Beck-II (BDI-II): 2. Propiedades psicométricas en población general. Clín. Salud, 2003; 14, (3): 249-280.

Seeman TE, Unger JB, Mcavay G, Mendes de León C. Self-Efficacy Beliefs and Perceived Declines in Functional Abilitity: Mc Arthurs Studies of Seccessful Aging. J Gerontol. 1997; 54B (4): 214-228.

Solas O. Salud, discapacidad y género. Revista del Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha. Mujer y Salud. Radiografía desde una perspectiva de género, 2007, nº 5, pg 12-14.

Soriano JF, Monsalve V. CAD: Cuestionario de afrontamiento ante el dolor crónico. Revista de la sociedad española del dolor. 2002; 9: 13-22.

Tobón S, Núñez Rojas AC, Vinaccia S. Diseño de un modelo de intervención psicoterapéutica en el área de la salud a partir del enfoque procesual del estrés. Rev Estud Soc. 2004; 18 (8): 59-65.

Valls-Llobet C. Mujeres, salud y poder. 2009; Madrid: Cátedra.

Vinaccia S, Contreras F, Restrepo LM, Cadena J Anaya JM. Autoeficacia, desesperanza aprendida e incapacidad funcional en pacientes con diagnóstico de artritis reumatoide. Int J Clin Health Psychol. 2005; 5 (1): 129-142.

Wandner LD, Scipio CD, hirsh AT, Torres CA, Robinson ME. The perception of pain in others: How gender, race and age influence pain expectations. J Pain. 2012; 13 (3): 220-227.Woolf AD.

Zeidler H, Hanglund V, Carr AJ, Chaussade S, Cucinotta D et al. MAnn Rheum Diss. 2004; 63: 342-7. usculoeskeletal pain in Europe.